El árbol de los deseos


Un viajero muy cansado se sentó bajo la sombra de un árbol sin imaginarse que era un árbol mágico, el árbol que convertía en realidad los deseos.

Sentado sobre la tierra dura, él pensaba que sería muy agradable encontrarse una cama mullida. 

Al momento ésta cama apareció al lado suyo.

Asombrado, el hombre se instaló y dijo que el colmo de la dicha sería alcanzado si una joven viniera y masajeara sus piernas tullidas.

La joven apareció y lo masajeó de una manera muy agradable.

Tengo hambre, – dijo el hombre – y comer en éste momento sería con seguridad, una delicia.

Una mesa surgió, cargada con alimentos suculentos. El hombre se alegró, comió y bebió.

Su cabeza se inclinó un poco.

Sus parpados, por la acción del vino y la fatiga se cerraron.

Se dejó caer a lo largo de la cama y pensó en los maravillosos eventos de éste extraordinario día.

– voy a dormir una hora o dos – se dijo a sí mismo y de pronto se dijo: – Lo peor sería que un tigre pasara por aquí mientras duermo.

Un tigre apareció enseguida y lo devoró…

Usted tiene en sí mismo un árbol de deseos que espera sus ordenes. Pero cuidado, él también puede realizar sus pensamientos negativos y sus temores. Puede contaminarse de ellos y bloquearse.

Éste es el mecanismo de las preocupaciones…

Anuncios

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s