Patito feo


En una hermosa mañana de verano, los huevos que habían empollado la mama Pata, empezaban a romperse, uno a uno. Los patitos fueron saliendo poquito a poco, llenando de felicidad a los papas y a sus amigos. Estaban tan contentos que casi no se dieron cuenta de que un huevo, el mas grande de todos, aun permanecían intacto.

 

Todos, incluso los patitos recién nacidos, concentraron su atención en el huevo, a ver cuando se rompería. Al cabo de algunos minutos, el huevo empezó a moverse, y luego se pudo ver el pico, luego el cuerpo, y las patas del sonriente pato.

 

Era el mas grande, y para sorpresa de todos, muy distinto de los demás… y como era diferente, todos empezaron a llamarle de Patito Feo.

 

La mama Pata, avergonzada por haber tenido un patito tan feo, le aparto con el ala mientras daba atención a los otros patitos. El patito feo empezó a darse cuenta de que allí no le querían. Y a medida que crecía, se quedaba aun mas feo, y tenia que soportar las burlas de todos.

 

Entonces, en la mañana siguiente, muy temprano, el patito decidió irse de la granja. Triste y solo, el patito siguió un camino por el bosque hasta llegar a otra granja. Allí, una vieja granjera le recogió, le dio de comer y beber, y el patito creyó que había encontrado a alguien que le quería. Pero, al cabo de algunos días, el se dio cuenta de que la vieja era mala y solo quería engordarle para transformarlo en un segundo plato.

 

El patito salio corriendo como pudo de allí. El invierno había llegado. Y con el, el frío, el hambre, y la persecución de los cazadores para el patito feo. Lo paso muy mal. Pero sobrevivió hasta la llegada de la primavera. Los días pasaron a ser mas calurosos y llenos de colores. Y el patito empezó a animarse otra vez.

 

Un día, al pasar por un estanque, vio las aves mas hermosas que jamas había visto. Eran elegantes, delicadas, y se movía como verdaderas bailarinas, por el agua. El patito, aun acomplejado por la figura y la torpeza que tenia, se acerco a una de ellas y le pregunto si podía bañarse también en el estanque. Y uno de de los cisnes le contesto:

 

  • Pues, ¡claro que si! Eres uno de los nuestros.

Y le dijo el patito:

  • ¿Como que soy uno de los vuestros? Yo soy feo y torpe, todo lo contrario de vosotros.

Y ellos le dijeron:

  • Entonces, mira tu reflejo en el agua del estanque y veras como no te engañamos.

El patito se miro y lo que vio le dejo sin habla. ¡Había crecido y se transformo en un precioso cisne! Y en este momento, el supo que jamas había sido feo. El no era un pato sino un cisne. Y así, el nuevo cisne se unió a los demás y vivió feliz por el resto de sus días.

 

Moraleja sin pelos en la lengua, (nunca antes visto en un cuento): A veces, tenemos de mejor amiga a la mala suerte desde que nacemos, no nos damos cuenta al principio de lo diferente, especiales e importantes que somos (sino después de haber llevado tantos leñazos de la vida que no sabemos como coño seguimos de pie)… Nos menos preciamos a nosotros mismos…, primero por nuestros afamados padres, que muchas veces creen que porque a ellos les sucedió (a, b, c y d) en su vida, creen que a nosotros por ser sus hijos nos sucederá también su a, su b, su c y también su d, y como tenemos mala suerte de nacimiento agreguemosle una e y f de ñapa. Segundo, unas hermanas que son fácilmente comparables a unas malditas arpías, egoístas al pensar que son las patas mas bellas del estanque que en dicho caso seria la vida. El veneno que escupen por su boca no se compara al de la serpiente Taipan (considerada la mas venenosa del mundo, ocupando el primer lugar con una considerable ventaja sobre la segunda), pero como dice nuestro Señor Jesucristo, amemonos los unos a los otros como hermanos que somos, jajaja que ironía…

 

Tercero, a veces, ante tanta soledad, rechazo, traición, engaño, creemos que al encontrar un alma buena (para nuestros ciegos ojos), lo convertimos en parte importante de nuestra vida, le damos semejante importancia para que unos días, semanas, o hasta meses después nos salga con un. ¡Sabes no puedo estar contigo, porque no puedo, en el caso de nuestro afamado pato, le querían comer…!

 

Cuarto y ultimo, después de tantos leñazos, al fin aprendemos, nosotros los seres humanos nos frustramos, nos malhumoramos cuando nos dicen animales, pero no son ellos los que aprenden con repetición y leñazos de la vida? Que ironía muchas veces lo que mas nos molesta del otro, ocupa uno de los primeros puestos entre nuestras características.

 

Y cuando creemos que todo a terminado, encontramos en un rincón del estanque a una hermosa cisne, algo espectacular que nunca nuestros ojos habrían visto, parece que se desliza por el agua como si no la tocara, su color de piel es blanco como el de las demás, pero ese blanco para nosotros es lo más blanco y bello que hayamos visto. La delicadeza de sus movimientos y de su manera de hablar, la hace la mejor del grupo, pero es su silencio y su timidez la que la hace permanecer en los últimos lugares del mismo.

 

Cisne, despierta, y date cuenta de que la vida no es color de rosa, de que muchas veces nacemos en una familia la cual no era la destinada; la cual tiene tanta envidia de nuestras habilidades y cualidades que nos comienzan a suprimir desde el momento en que nacemos hasta el momento en que nuestro fuego se consume y decide apagarse…

 

Mi llama esta encendida, dejaras que la tuya muera ¿?

 

Dedicado a todos y todas las patitas feas del estanque, espero cada una se de cuenta lo importante que es sin la necesidad de ser un animal (llevar leñazos hasta caer en cuenta de que no es que sea fea, bruta o menos que otra, es que soy tan bella, tan importante pero a la vez tan diferente, que como todos están adaptados a un patrón y yo nací fuera de este, comienzan a rechazarnos desde un principio)

 

No te creas un patito feo, tu sabes que dentro de ti habita un cisne mas bello que cualquier belleza que vos allás visto en la vida.

 

Anuncios

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s