La vida después de la muerte


Todos se encontraban tristes y agazapados el lunes 13 de septiembre, todos estaban en el entierro de Sthephanie; una encantadora joven cuya sonrisa peculiar y mirada perspicaz habían alegrado la vida de muchos y muchas en especial la vida deJonathan un chico tímido, inadaptado, y con un secreto vergonzoso entre algunos hombres, sufría de agenesia…

 

Sthepanie siempre fue alegre, encantadora, sexy, conocida como la briján del pueblo; recuerdo que una mañana se encontraba caminando por la plaza Las Mercedescuando de pronto su atención se enfocó en un banco junto a un enorme helecho color verde manzana, pero no fue este helecho lo que capturó su atención, sino el chico que ocupaba el banco, este se encontraba observando el horizonte… observando mas allá de lo que los ojos pueden llegar a ver…

 

Aún siendo tan extrovertida a Sthephanie le costó un poco decidirse a ir hasta el banco, en su mente rondaban preguntas como

¿Qué le diré?,

¿Qué va a pensar de mí?,

¿voy, o no voy?…

¿Qué hago?

 

Fue entonces cuando este chico la miró, fue una corta y tímida mirada, pero duró los segundos suficientes para que ella se acercara hasta donde él se encontraba.

 

–         hola, emm ¿puedo hacerte compañía?,

–         Ho-o-la, si cla-a-ro siéntate,

–         Gracias, para mi es un poco extraño, pero me agrada…

–         … mmm,

–         Me llamo Sthephanie, y ¿Cuál es tu nombre?,

–         Me llamo Jonathan – sonrojando un poco sus mejillas-.

 

De pronto una violenta brisa hace su aparición, un nublado cielo desata una torrencial lluvia, duras y frías gotas golpearon la cara de todos, en especial la de Jonathan, ya húmeda tras el correr de algunas lagrimas, trayéndolo de nuevo a la realidad, trayéndolo de nuevo al dolor de haber perdido lo mas valioso que pudo llegar a tener…

 

Hubo un irresistible segundo recuerdo, esta vez su mente se dirigió sin distracción alguna a su primer encuentro amoroso, aquella primera vez donde ambos demostraron con sus cuerpos lo que su alma y corazón sentían… Recordaba con exactitud el sonido de sus gemidos guturales, de las ansias de querer más de lo que ya estaba recibiendo, ambos perdidos en una fuerte y prolongada excitación, ambos en busca de conseguir el clímax en sus cuerpos… su mente hubiese continuado reviviendo cada uno de esos segundos sino se hubiera visto interrumpida, ésta vez, no por una fuerte lluvia, sino por un padre que no conseguía consuelo en ninguno de los brazos a los que conseguía yacer algún momento, mientras este lloraba descontroladamente en el hombro de Jonathan, se dio cuenta que la mayoría de las personas estaban en una especie de transición, una especie de bloqueo emocional, no lloraban, o por lo menos no como yo, y con un hilo de voz parecido a un siseo le pregunta a su yerno, porque nadie sufre como yo, porque nadie llora a mi hija, a mi hermosa y difunta hija… porque…

 

Durante unos segundos predomino el silencio entre ambos, sus brazos apretaban más al otro, en busca de sentirse mejor, de tratar de hacer de cuenta que esto no está pasando… pero todo seguía igual…, fue entonces cuando Jonathan rompe ese momento e igualmente con un hilo de voz le contesta a Santana (nombre pila del padre desconsolado)esto es la vida después de la muerte, es como el ave que transplanta sin querer una semilla, pero no cualquier semilla sino una especial, no lo hace con el fin de separarla de las demás de su especie, sino con el fin de hacer de otro lugar, un lugar hermoso, un lugar en el cual solo existirá el amor, la paz, la amistad…, un lugar al que todos llaman paraíso… Esta vez esa semilla especial, fue tu hija…, mi esposa… y estoy seguro de que ella nos estará aguardando ahí con el fin de estar juntos de nuevo.

 

 

Dedicado a cada una de las personas que poseen un ángel que les observa desde el cielo…

Dedicado a tí…

Video: http://www.youtube.com/watch?v=v7JCQ-VBgDk&feature=related

 

Anuncios

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s