Quemando etapas


<< En la vida es necesario caer, para aprender a levantarse>>

 

 

Desde que nacemos hasta que morimos, estaremos aprendiendo de la vida, caeremos, nos levantaremos, seremos juzgados, rechazados, aprobados, correspondidos, etc. Pero no debemos olvidar una cosa importante, antes de la apertura de un nuevo ciclo, es necesario cerrar el anterior, lo que comúnmente se conoce con el nombre de “quemar la etapa”.

 

 

Desde pequeños aprendemos a pedir las cosas, si hacemos algo bien nos felicitan, sino nos reprochan, también perdemos las cosas como la sabrosa y alimenticia “teta”de nuestra madre, ya no lloramos si no nos dan de comer o nos ponen a dormir a la hora prevista, “quemamos” la etapa de bebe y ahora somos niños…

 

 

El mundo, wow ¡el mundo! Es un gran castillo inexplorado; aun tambaleantes corremos por toda la casa, muchas veces escapamos de un gigante que viene detrás nuestro para atraparnos, pocos días después aprendemos que es mi madre, mi padre, mi hermano mayor… del que nos costara librarnos.

 

 

Empezamos también ha llevarnos nuestras primeras caídas, nuestros primeros triunfos, nos enamoramos platónicamente de la maestra de 1ero o 2do y hasta 3er grado… poco a poco jugar con carros y muñecos dejan de agradarnos el 100% y ahora complementamos eso con juegos de vídeo, juegos de computadora, programas de televisión, y la gran curiosidad por descubrir el sexo. Ya no somos unos niños, ahora estamos en la pubertad. Hemos quemado rápidamente nuestra segunda etapa… y vamos rumbo a la tercera.

 

 

La tercera etapa, la pubertad, es un trance duro de superar para ambos sexos, llegan debilidades tales como complejos, rechazos, celos, traiciones, enemistades, etc, poco a poco aprenderemos a convivir con ellas o simplemente nos dejaremos arrastrar, dominar, someter por estas percepciones y no llegaremos a donde nos habíamos propuesto desde chicos. En esta etapa se aprende lo mas difícil y es aprender a diferenciar cuando algo es beneficioso para nosotros, y cuando debemos desprendernos de algo que amamos porque no nos conviene o porque simplemente nos estancamos sin vista al cambio.

 

 

Además la pubertad…; una de las mas importantes etapas de nuestro desarrollo humano; aquí nos definimos sexualmente (normalmente hablando ya que hoy en día hasta los abuelos salen del closet). Empezamos a ver a las chicas con un ojo diferente, definimos también nuestros gustos (altas, medias, bajas, flacas, rellenas, cabellos de color negro, castaño o rojo, rizado o liso, etc), nuestros vínculos amistosos se hacen mas estrechos o terminan de cerrarse, maduramos (aunque sea un poco mas), debido a tantos inventos experimentamos nuevas cosas, sensaciones, algunas hasta llegan a perder la “virginidad”. El trato con nuestros padres es intenso; sin embargo aun no vemos que todo lo que hacen, lo hacen por nuestro bien; ellos perseveran por intentar “ser como era antes” y nosotros con la “raya” cortamos la intención. Dejamos (algunos) de asistir los domingos a misa por creernos“omnipotentes”. Nos definimos a nosotros mismos como a una espada: viril, ágil, peligroso y capaz de entrar en todo.

 

 

Nuestros años pasan y es entonces cuando rompen nuestro corazón, nos decimos a nosotros mismos “jamas, pero jamas me volveré a enamorar”, “cupido te odio” (porque lo he escuchado); y afirmo que el 99% de las chicas que dijo esto no había pasado un mes y le decían a su nueva conquista “te amo, primera vez que siento esto”, que irónico no?

 

 

Nos graduamos de bachillerato; al fin bachilleres de la república… nos vamos de farra con nuestros amigos, son mas largas las noches que los días, hay abrazos largos y apretados; lágrimas en los ojos, tiernas y sentimentales despedidas y damos inicio a la penúltima etapa de nuestro ciclo vital. La adultez.

 

 

Muchas y muchos antes de llegar a los 20 no son puros, han formalizado o no una familia (debido a la calentura olvide ponerme protección y yo tomarme la pastilla: oh no! Estamos embarazados), otros son económicamente independientes, vivimos solos; por mi carrera universitaria vivo residenciado en el estado “m” y vivo en la“a”.

 

 

Nunca nos habíamos separado de casa y ahora estamos a miles de kilómetros de la misma.

 

 

Cuesta adaptarse, cuesta sobreponerse y volver a arrancar… pero en esta vida todo tiene solución el punto esta en saber encontrarla y/o escogerla.

La adultez viene junto con un gran paquete de responsabilidades; así que si aun no has “quemado tus etapas” no te aventures a este “nuevo mundo”, al menos no todavía.

 

 

… logramos nuestro sueño… al fin somos ingenieros… abogados… licenciados… doctores… o simplemente parásitos de la vida. Justo ahora comprendes que es“culpa” de tus decisiones que estas donde estas, aquí entra en juego la famosa teoría de causa – efecto junto con un poco de “suerte” y una pizca de astucia.

 

 

Durante nuestro trayecto universitario fuimos o no afortunados y logramos encontrar la pareja soñada o por lo menos cerca de ello. Formalizamos una relación, nos comprometemos con miras al matrimonio…

 

 

Vivimos en una casa alquilada, propia pero lejos del “mantenimiento” paternal; si nuestros padres aun viven este seria el mejor momento para que ellos digan y nosotros escuchar: “estoy orgulloso de ti” seguido de un abrazo y algunas lágrimas.

 

 

Nos invade una gran nostalgia cuando nuestra novia ahora esposa (no necesariamente tiene que ser así) nos dice: “estoy embarazada tendremos un hijo”…

Nos volvemos locos, le contamos a todos, hacemos fiestas, reuniones… y muy irónicamente nos comportamos como nuestros “padres” y mas irónicamente estos“padres” ahora “abuelos” se comportan como muchas veces soñamos nosotros que se comportaran, porque como “cabronea” un abuelo a un nieto. Desde el primer día en que este abre los ojos hasta que uno de los dos los cierre.

 

 

Y por ultimo la vejez época en la cual somos abuelos, bisabuelos y quien sabe si hasta tatarabuelos (porque conscientemente como esta “caminando” el mundo pronto la edad promedio de embarazo no sera 13 – 16 sino 10 – 13), en fin “quemamos etapas” y vivimos una vida que a duros golpes vale la pena.

 

 

Anuncios

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s