04 de Enero del 2011


Un año que se va y uno nuevo que llega, un ciclo que se repite cada 365 días, para muchos un largo tiempo, para otros una pequeña pausa antes de que todo se repita nuevamente. En este 2011 cumplo 5 años escribiendo, de los cuales tengo 3 publicando a través de este medio.

 

Justamente hoy no vengo con una historia en mente, ni con tratar de expresar una idea o forma de pensar para ponerlos a reflexionar, simplemente será una especie de desahogo o monologo personal que quiero compartir…, Actualmente se está en una crisis, no solo económica, política y/o social, sino mas bien personal. Se llego al límite del desequilibrio natural de las cosas, la balanza de la vida termino inclinándose al lado negativo, y lo irónico del asunto es que lo sabemos y aun así no hacemos nada por cambiar, mejorar; vemos los defectos de terceros, pero como nos cuesta vernos los nuestros, criticamos a terceros con una sonrisa en el rostro, sonrisa que automáticamente es borrada cuando somos nosotros los criticados…

 

A medida que vivimos experimentamos, a medida que experimentamos maduramos, y a medida que maduramos nos hacemos personas más autosuficientes, ya sea que transitemos el camino del bien, del mal, o un camino el cual solo nosotros conocemos, al que día a día modificamos con nuestras decisiones, ya sean propias o impropias. Un camino que también es llamado destino, pero lamentablemente y aun con todo el conocimiento que sea posible adquirir, existe una cosa que no podemos vencer: la muerte.

 

Sabemos de ella según el significado del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española  es la “Cesación de la vida”, según la Biblia o los Encargados de la Iglesia (sea cual sea la religión), se define como  “El desprendimiento del cuerpo y del alma, dando el paso a la verdadera vida en la presencia del Señor”; y según personas que solo se dedican a vivir el presente como si fuese el ultimo día de su vida, sin ninguna o con muy poca fe, es “El inicio de una etapa dura en la cual sentirás la sensación de echar de menos a alguien, de saber que esa figura ya no estará allí para ti, para decirte: hola como amaneces hoy, te quiero mucho, dios te bendiga, pórtese bien, etc. Es la creación de un vacio que nadie cerrara, salvo la difícil decisión de -si la amaste déjala ir- y llévala siempre en tu corazón, como una de las personas que le dieron vida al mismo.”

 

El culminar del año es como tratar de recordar el inicio de un sueño al despertar, tratamos y tratamos de recordar todo, pero justamente el detalle de cómo comenzó no lo recordamos. Solo los eventos que causaron un estremecimiento en nuestra vida son traídos a la mente por la memoria, como el haber pensado en dejar de hacer ciertas cosas por esa cierta persona que consideraste especial, pero no había comenzado el romance cuando ya estaba en su etapa final; el haber perdido un gran grupo de conocidos, pero haber ganado verdaderos amigos con ello, el haberte quedado materias en los diferentes estudios, pero haber entrado en razón de que tienes que organizarte mejor; el haberle dicho cosas horrendas a tus padres, pero haberte dado cuenta de la necesidad de ellos, entre muchas otras cosas que de solo recordar, traen a nosotros, risas, lagrimas, estremecimientos, sonrisas, pensamientos, etc.…

 

Siempre la única diferencia entre las personas famosas y exitosas y aquellas que viven sufriendo y pensando que hacer con su vida, es la decisión propia y la voluntad de ser mejor y auto superarse sin sentir conformidad.

 

Siempre antes de amar y preocuparte por otro hazlo por ti, arregla tu vida antes de meterte en la de otro y decirle que hacer, recuerda que jamás podrás desenredar un nudo que no sabes cómo está hecho, y jamás cambiaras a otro ya que cada persona tiene su manera de ser y ver las cosas.

 

Así que como deseos de este año que recién empieza no colocare, salud, amor, prosperidad, esperanza, fe, satisfacción, alegría, sueños, vida. Sino mas bien, enfermedad para que aprecies la vida y hagas con ella lo mejor desde un principio, ya que podemos ser dueños de muchas cosas, pero jamás de ella. Obstáculos y grandes decepciones amorosas, para que cuando llegue ese amor especial, sepas lo que se siente perder y no busques experimentarlo nuevamente, aun así se sufre, pero si quieres grandes logros deberás correr grandes riesgos y sufrimientos. Golpes de vida, para que experimentes que se siente caer, ser pisado y te levantes con energías renovadas y con la experiencia y madures necesaria para seguir adelante y ser mejor. Grandes tormentos para que pongas en duda perder la esperanza, teniendo siempre presente que luego de la tormenta sale el sol, decepciones espirituales para poner a prueba lo grande de tu fe. Tristezas para que se valore los pequeños momentos de alegría, siempre lo bueno viene en frasco pequeño. Y por ultimo pero no menos importante el saber y entender que así hayas cometido el más grande de los errores, tu mereces una segunda oportunidad, no será fácil obtenerla pero el que persevera vence, sabiendo siempre cuando debes continuar luchando, y cuando abandonar esa lucha.

 

Este año trae consigo muchas historias, amores, cuentos, retos, promesas, etc. Está en nosotros descubrir, vencer y continuar viviendo la vida, ya que siempre valdrá la pena hacerlo.

 

Anuncios

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s