Gin, la serpiente.


Todo comenzó años atrás, cuando las almas tenían cuerpo, cara, apariencia física. Todas se encontraban

en la Sociedad de Almas, actualmente llamado el Paraíso. Si bien es cierto que algunos humanos ven los muertos, también lo es que algunos mueren antes de lo previsto y quedan vagando hasta que llegue la hora pautada.

 

Este es el caso de Rangiku, una chica desdichada desde su nacimiento, vivía en la zona norte, a las afueras de la Sociedad de Almas, allí estaban cautivas todas aquellas almas cuyo dueño moría antes de lo previsto. Rangiku tenía que morir en la vejez, a los 89 años de edad, pero encontrarse en el momento y lugar inapropiado le causo una violenta y trágica muerte a los 9 años de edad, en la ciudad de Karakura – El antiguo Japón.

 

Una tarde, Rangiku salió a pasear, aburrida de la rutina de aquel campamento, camino y camino durante algunas horas; hace ya algunos días atrás le habían dicho que desde la colina podía verse la Sociedad de Almas, un lugar esplendido, y no como ese campamento. Ella por ser niña y por ende curiosa decidió ir y verlo por sus propios ojos. Cuando se encontraba caminando por aquella colina sintió una presencia, “como si alguien la estuviese observando”.

 

Al llegar a lo mas alto, pudo apreciar la completa belleza de ese palacio, las paredes eran blancas y brillaban como un diamante, todos los techos eran naranja por las tejas, había torres, unas casas mas grandes que otras, era un completo paraíso. Vio también a unos hombres vestidos con kimonos negros, eran Shinigamis (en el antiguo Japón se creía que los Shinigamis eran seres capaces de recolectar aquellas almas perdidas y llevarlas a la Sociedad de Almas con el fin de garantizar el equilibrio del mundo)

 

Un pequeño grupo de estos Shinigamis se había vuelto oscuro, habían visto tanto ese lado que se habían vuelto parte de él; liderados por Aizen un Capitán (rango otorgado a las almas que tienen habilidades desarrolladas en su totalidad). Ese día iban a la colina, misma colina donde se encontraba Rangiku; estaban conspirando para derrocar al Comandante General de la Sociedad de Almas, cuando de pronto uno de los cabos vio a la pequeña y arremetió contra ella.

 

La estaba golpeando y pateando tanto que si seguía haciéndolo iba a borrar la existencia de ella, justo cuando de pronto aparece un pequeño niño, poco mas alto que ella, cabello gris y ojos cerrados, extraño para su edad. Se movió tan rápido que el cabo le perdió el rastro por un momento y cuando se vino a dar cuenta perdió el conocimiento tras recibir una gran patada del chico en la nuca…

 

Como si nada hubiese pasado antes, le tiende la mano a Rangiku que se encontraba tirada en el suelo, la ayudo a caminar, la sentó en la rama caída de un árbol, y se iba a retirar justo cuando Rangiku abre la boca y le dice: -¿Que haces con ese kimono?, ¿Acaso eres un shinigami?-. Este solo se voltea, sonríe y responde: -Haces muchas preguntas a pesar de hace poco estar casi inconsciente. ¿No lo crees?-. Y ella esboza una sonrisa. -Tienes donde quedarte-. Continua hablando. Ella solo se remite a mover negativamente la cabeza. El vuelve a sonreír la toma de la mano y la conduce a una casa a las afueras del campamento, alejado de todo ruido, de toda la sociedad, un lugar absolutamente cálido. -Gracias por esto, mi nombre es Rangiku y ¿el tuyo?-. Sigues con tus preguntas Rangiku-. Hablaba mientras caminaba hacía el bosque y mientras se perdía en la oscuridad del mismo murmura: Gin, ese es mi nombre.

 

Pasaron algunas horas mientras Rangiku descansaba de la golpiza que había recibido mientras Gin volvía, ¿de dónde? Era un misterio al igual que su vida; ¿como un niño como yo puede tener semejantes habilidades? Yo ni siquiera lo vi venir, pero aquella extraña sensación mientras subía la colina ¿que sería?… Luego de un tiempo, Rangiku también se volvió shinigami, Gin era Teniente de Aizen pero ¿Estaría este también dentro de la conspiración?, Rangiku estaba en la guardia del Escuadrón 6to donde se encontraba Gin y Aizen, pero al igual que todos desconocía el plan…

 

10 años después el plan se lleva a cabo, no logran derrocar al Comandante General de la Sociedad de Almas, pero si robar un valioso artefacto que en las manos equivocadas podía causar grandes estragos, los demás Capitanes y Tenientes acuden a la defensa de la Sociedad de Almas, entre los culpables estaban Tousen Capitán del 10mo escuadrón, Aizen líder del movimiento y Capitán del 6to escuadrón y Gin, Teniente del mismo escuadrón…

 

Ante tal noticia Rangiku cae desvanecida, y recuerda una de las noches que hablaba con Gin cuando ella le volvió a preguntar: – ¿Tienes sentimientos…?-. Gin contesta: -No, no tengo tal cosa, te lo dije cuando te conocí. Soy una serpiente. Mi piel es fría. No tengo corazón. Uso la punta de mi lengua para encontrar a mi presa mientras me deslizo por la tierra y devoro todo lo que me guste. Ese es el tipo de criatura que soy. ¿No es eso… lo que te dije?-. Rangiku se encontraba abatida y sale tras la misma sensación que sintió años atrás cuando subía aquella colina…

 

Ve como Gin mata fácilmente con su Catana a uno de los Tenientes que se encontraban tratando de defender la Sociedad de Almas… -Giiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiin-. Grita desconsoladamente Rangiku. -Detente, ¿que estas haciendo?-. -Gin se limita a mirar y desaparece frente a los ojos de Rangiku-.

 

Todos estaban en la colina, Rangiku llegaba cuando Aizen pronuncia las palabras de un conjuro, se abren tres portales uno para él, otro para Tousen y otro para Gin único en mirar atrás y susurrar: – lo siento-…

 

5 años después se produce el golpe en la Sociedad de Almas, así como lo había prometido Aizen, descubriré el secreto prohibido y volveré a regir como es debido esta asquerosidad, eso te lo juro Genrúi San (Nombre del Comandante General); todos los Capitanes y Tenientes de la Sociedad de Almas salieron a derrotar a Aizen y sus seguidores, ya que estaban preparados para este día. Rangiku era Teniente del 6to escuadrón regido ahora por el Capitán Toushiro, komamura amigo intimo de Tousen y Capitán del 11mo escuadrón había jurado vengarse de la traición y la falta de justicia de Tousen y el Comandante General y los demás Capitanes y Tenientes se harían cargo de Aizen y su nuevo poder… pero sin saber lo que Gin durante tanto tiempo había planeado…

Anuncios

One thought on “Gin, la serpiente.

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s