El rectángulo rojo


He soñado un sueño que nadie ve, que nadie siente.
Últimamente no logro comprender muchas cosas, es como si mis pasos se hicieran mas lentos y la vida estuviese corriendo. Solicitar atención de las personas a mi al rededor es como lograr invertir el ciclo de la vida. Son tantas cosas las que a diario suceden y son tan pocas las comprendidas.

La otra noche pensé haber despertado en un lugar que no conocía, había mucha niebla como para lograr observar los detalles esenciales que le darían información a mi mente respecto a donde me encontraba… pero mientras eso pensaba el va y ven de muchas personas disipo la niebla y pude ver que me encontraba en el comedor de mi hogar, estaba comiendo un perro caliente solo, completamente solo, la primera pregunta que vino a mi mente fue ¿cómo es posible que me vea a mi mismo cenando en mi casa? Seguido de ¿a donde se fueron todos? Por un momento me quedé en silencio aguardando que mi otro yo hiciese algo, pero este solo comía su perro caliente cálidamente en la silla izquierda del gran comedor.

Nunca me ha gustado esperar y esa no sería la excepción así que en ese momento hable en voz muy fuerte; pensé para mis adentros ¡hasta mis vecinos me habrán oído! Pero no… mi otro yo seguía tranquilamente comiéndose su perro caliente así que pude deducir que no podía ser visto o escuchado. El temor se apoderó de mis sentidos e intuitivamente me pellizque. Si es un sueño o una pesadilla con esto será mas que suficiente.

Pero para mi desgracia no fue así, todo seguía normal  si es esa la palabra que podría usarse en este contexto. Y así de la nada mientras yo me debatía entre la realidad y la irrealidad del acontecimiento mi otro yo se levanto de la mesa, en ese momento pude observar que sus ojos estaban humedecidos, y vestía de negro. Yo por el contrario usaba un bóxer negro, ropa con la que suelo dormir; este se dirigió a la cocina, abrió la nevera y estrago de ella una botella de scouth whisky Mac Arthur’s 1877, un vaso de vidrio de delicadas talladuras al fondo y se dirigió al cuarto, su cuarto, mi cuarto donde posiblemente estaría yo durmiendo… pero no, nuevamente me equivoque estaba completamente vacío. Se sentó al borde de la cama, abrió la botella, lleno su vaso y comenzó a tomar, no antes sin levantarlo un poco como si estuviese brindando… seguidamente comenzó a hablar, al principio escuchaba y entendía pero luego su voz se hacia mas lejos, yo no me movía pero el cuarto cada vez estaba mas distante de mi que me encontraba allí conmigo mismo. De repente al igual que la primera sensación llegue a una habitación desconocida cubierta de niebla… unos niños corriendo por toda la casa, una mujer joven gritaba ¡cuidado niños, tengan cuidado! Un hombre de barba leyendo el periódico. Lo primero que vino a mi mente esta vez fue ¿acaso ese hombre barbudo allí sentado soy yo? Pero, nuevamente me equivoque. Mis deducciones para este “evento” no estaban del todo bien puesto que decidí remitirme a observar, escuchar y tratar de entender y comprender que sucedía…

un silencio inundo la habitación por unos instantes, habitación que mas bien parecía una sala por los muebles y la mesa en el centro. Y nuevamente esos dos niños salieron corriendo muy cerca de donde yo me encontraba parado observando diciendo: ¡tío, tío!, el hombre barbudo replica: Hay llego el desadaptado, me voy a mi despacho. La mujer a pesar de las duras palabras de ese hombre que ahora me doy cuenta no era yo, la inundo una enorme felicidad, como si se tratase de alguien que no veía por años, y cuando pude ver de quien se trataba, me vi a mi mismo nuevamente. Solo que mucho mas desgastado. Verga que estoy viejo, dije a viva voz, en ese momento agradecí que era completamente invisible. La mujer me abrazo de manera sincera, fuerte y amorosa mientras que algunas lágrimas se desprendían de sus ojos marrones.

¡Siéntate, siéntate! has de estar muy cansado, te traeré algo de tomar, mi otro yo nuevamente no decía nada, pero podía ver que movía los labios puesto que pensé: no escucho lo que yo mismo digo. Mi hermana, sera mi hermana. Y por primera vez acerté…

se trataba de mi hermana, que veo esta casada con un casca rabia y tiene dos críos… de repente volví a sentirme extraño, pero aun así era una sensación conocida. Otra vez la habitación se alejaba o yo me transportaba a otro lugar… solo que esta vez no hubo niebla, ni estaba en alguna habitación desconocida; yo conocía ese lugar, era el cementerio. ¿acaso mis padres habían muerto y esta es la manera de yo decírmelo, soñando? Cuando corrí a la pequeña colina pude ver a un anciano, con bastón y tan viejo que pensé: ¿como ha llegado este hasta aquí? Cuando lo detalle un poco mas pude apreciar que era como mama siempre decía que seria de viejo: todo distinto pero los ojos mostrando la misma vida, al fin y al cabo nunca envejecen por ser las puertas del alma…

si era yo ese viejo ¿quien era la tumba frente a el? Cuando intente caminar pude ver que mis piernas parecían dos bloques y un cuervo negro estaba adornando lo que parecía ser un árbol. Ese cuervo…

cuando logre estar detrás del anciano, o mejor dicho a su lado pude ver que estaba completamente solo… y era yo, así que a la final estaba solo y no solo frente a la tumba de mis padres sino también la de mi hermana. Ese anciano en una mano sostenía un bastón y en la otra tres flores, supongo que una para cada tumba. Sus ojos estaban humedecidos de igual manera a como lo estaban cuando bebía el whisky hace muchos años atrás…

por lo visto nunca lo supere… por lo visto nunca estuve con una persona a mi lado, y justo cuando una tristeza embargaba mi corazón sentí una nueva y extraña sensación; adonde me transportaría esta vez. Y allí me encontraba yo. Tirado en la cama rascándome inconscientemente la cabeza, un bóxer negro era la única prenda sobre mi cuerpo, y a orillas de la cama una botella semi llena o vacía de whisky. Y me pregunte ¿si este desaliñado soy yo, yo seria su alma? Y justo cuando nuevamente me debatía me borre completamente y el sonido de un cuervo despertó mi semi desnudo cuerpo. ¡shu- shu! Dije, y el cuervo mientras me miraba se alejo.

Anuncios

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s