En la búsqueda de hacer del concepto sobre libertad un principio


En la búsqueda de hacer del concepto sobre libertad un principio (primer borrador).

Una palabra de tantas interpretaciones como lo es “libertad” se presta para que alguien con la inquietud mental u ociosidad se pregunte: ¿se puede hacer de ella un principio? Según la Real Academia Española un principio es entre algunos de sus significados, cualquiera de las primeras proposiciones o verdades por donde se empieza a estudiar las facultades, otro, también hallado entre el concepto general del principio dice: cada una de las máximas particulares por donde cada uno se rige. Y de la misma fuente, se tiene como concepto básico de libertad: facultad de obrar de una o de otra, y de no obrar. Estado del que no es esclavo. Falta de sujeción y subordinación. Desenfrenada contravención a las leyes y buenas costumbres. Luego en dicho concepto hay algo que llama la atención, categorizan especies de tipos de libertad según la rama o trabajo que se desempeñe, dice lo siguiente:

Libertad de comercio. Facultad de comprar y vender.

Libertad de conciencia. Permiso de profesar cualquiera religión sin ser inquietado por la autoridad publica.

Libertad de cultos. Derecho de practicar públicamente los actos de la religión que cada uno profesa.

Libertad de imprenta. Facultad de imprimir cuanto se quiera sin previa censura, con sujeción a las leyes.

Así como nos enseñaron en bachillerato se puede extraer la idea principal del concepto, por supuesto, cada uno puede extraer la que considere correcta o mejor ubicada en el concepto a la cual haya habido un contexto.

Mi idea es la siguiente: Es el hecho de hacer aquello que queramos sin la inquietud de una sociedad dominadora, sin leyes opresivas y sin la solicitud de un permiso “necesario” para hacer u ejercer dicha acción. Uno podría preguntarse ¿acaso no estamos en libertad puesto que yo puedo hacer lo que sea? Una respuesta franca seria: ¿puedes matar sin ser penado por la ley?, muchos se preguntaran el nacimiento de esta respuesta, y ese, es un hecho muy sencillo puesto que somos humanos y por lo tal distintos. Si nos devolvemos al principio, en donde se dictaban los conceptos básicos según la Real Academia Española sobre libertad uno de ellos dice: Desenfrenada contravención a las leyes y buenas costumbres; no hay que analizar mucho para darnos cuenta que aquello inmoral, anti-ético u en contra de aquello a lo que llamamos ley, entra aquí. Si bien vemos, el camino para hallar un principio en el concepto de libertad se va haciendo bien complejo, puesto que para lograrlo, debemos “romper” o “resquebrajar” otros conceptos de los cuales hemos hecho alguna vez énfasis, o los hemos usado como ejemplo para darle pie a otro concepto, ejemplo e inclusive hasta una forma de vida: Moral, ética, leyes.
Por otra parte, extrayendo del mismo concepto básico de libertad se tiene: facultad de obrar de una o de otra, y de no obrar, y deteniéndonos un momentos y analizando esas palabras, la libertad es el derecho primordial del hombre en hacer y deshacer aquello que desee sin la necesidad de tener algún obstáculo, teniendo en cuenta que dicha palabra englobaría lo antes mencionado en fin de generalizar el concepto. Como bien se sabe, un proverbio dice: en algún momento alguien lo dijo mejor que tu, y como cualquier proverbio tiene algo de verdad. Cito a Jean-Paul Sartre (1905-1980) filosofo y principal exponente del existencialismo francés. Entre sus tantas obras, la primera de ellas (El ser y la nada, en francés, L´être et le néant) publicada en 1943 relata lo siguiente: idealiza a las personas como seres capaces de crear sus propias leyes al rebelarse contra todo tipo de estatutos, aceptando la responsabilidad, la ética y toda moral personal sin el apoyo de la sociedad, la ética o cualquier norma tradicional. Su teoría existencial declara la libertad de todas las personas para escoger sus propios conceptos de comportamiento y libre pensamiento hacia una perfecta libertad de elección de crear los significados de las cosas y de la realidad en general. En la relación entre el ser su pasado y su futuro, Sartre evoca los conceptos de tiempo como una proyección mental del ser, siendo estos los causantes de la inacción del mismo al quedar varado entre lo que fue y lo que podría ser.
la-desobediencia-es-el-verdadero-fundamento-de-la-libertad-los-obedientes-son-los-esclavos-henry-david-thoreau

Anuncios

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s