Él


cuervo2

 

Ella me dijo que él vendría a por mi.

Comencé a sudar frío, sentí que se me erizo la piel en el cuello, no, en el cuerpo entero, una sensación de escalofrío. Intenté abrir los ojos (pero mi mente se negaba), alguien me veía, ¡Podía sentirlo! Pero me negaba a moverme, pensé que ni siquiera estaba respirando.
Todo pasó.
Me sentí acosado en clases, sentía que alguien iba a llegarme por la espalda, corrí a todas mis clases, evitaba quedarme solo en los pasillos. Mantuve un periodo entero las ganas de ir al baño. Mi piel erizada, el escalofrío y esa extraña sensación en mi estómago estaban presentes. ¡Él estaba ahí!. Pero no era nadie.

Escuché un aleteo, sí, ha debido ser un pájaro que entró en mi cuarto, me propuse a sacarlo pero caí, no era un pájaro, era él, o era él y a la vez un pájaro. Por un momento mi mente descuidó la sensación y he quedado solo, ¡he sido una presa fácil!. Estoy aquí viendo a ese infinito vacío oscuro de los ojos que me miran.

Ella me dijo que cuando uno mira al vacío durante mucho tiempo éste le devuelve la mirada, y aquí está él, viendo a través de mi, haciéndome pagar lo que hace muchos años he debido cumplir.

Ella, ella me dijo que esto pasaría.

Anuncios

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s