La gente decía que…


el callejon de las luces

 

Cada noche de noviembre, la silueta de un pequeño hombre vagaba por las colinas del Valle, allá en aquél pueblo donde todo es tan angosto, donde el mundo se hace estrecho. Se decía que caminaba por las calles como buscando algo o como huyendo de alguien. Con la mirada gacha y un gran peso sobre sus hombros.

En los kioskos decían que mató a alguien, en los bares parloteaban sobre la pérdida de un amor… Era como los fantasmas, todos decían haberlo visto pero a ciencia cierta nadie lo admitía. Él, él era una silueta silenciosa, que se deslizaba por los caminos y puentes, por escaleras y brechas, siempre buscando algo o huyendo de alguien…

Cada noviembre la gente lo nombraba pero no tenía nombre, la gente contaba esa historia pero no tenía más historia. Él, él solo era una silueta silenciosa, que se deslizaba por los caminos y puentes, por escaleras y brechas, siempre buscando algo o huyendo de alguien…

Y yo… -una sonrisa cínica se dibujó en los labios de aquél hombre-, bueno amigo, yo no podría decirte quien soy.
Aunque si así lo hiciera. ¿Me creerías?

Anuncios

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s