Sin titulo


ojo

 

Yo era tan pequeña que no lograba recordar lo que me había pasado, pensaba que era producto de mi imaginación, una de esas horribles pesadillas que sueñas y sueñas y no le encuentras algún sentido.

Ya era una mujer adulta con un pedacito de mí halandome el pantalón para que siguiera caminando, ellos siempre quieren ir corriendo. Llevaba unas alitas de lo más delicadas, mi hada mágica.

Nadie iba a la casa 63, estaba arduamente trabajada, con calabazas, luces y hasta sonidos de brujas y esas risitas de fantasma, mi nena quiso ir y allá vamos, rumbo a esa casa, algunos voltearon su mirada, otros incluso dejaron de caminar, recordé mis viejos tiempos, vale, que maña la mía la de soñar despierta.

¡Oh Dios mío!.

Al regresar la mirada a mi nena la tenía un hombre de mediana edad, pero ¿¿¿¡¡¡Qué pasa!!!???, corrí y tropecé con una lápida, ¿Qué hace esto aquí?. Al levantarme noté que estaba en un cementerio, sola, ¿Y los niños?, ¿Qué hago aquí?.
A mi lado, unas delicadas alitas de hada, recuerdo que pensé: pero que hermosas son…

Anuncios

Si tomaste unos minutos para leer, toma uno más para comentar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s